El excelso Black Metal de Bergen, Noruega, se tomó a Bogotá en Colombian Shows Fest 6.

La noche prometía una excelente jornada comenzando con un auténtico exponente  del Black Metal colombiano, la agrupación ESBBAT, que estuvo a cargo de abrir el espectáculo. Su show contó  con la suficiente fuerza y ​​potencia para mantener la temperatura del desempeño de los actos posteriores. Contaron con un buen sonido tras la consola y el público se mostró receptivo a ellos, por lo que definitivamente consideraría su presentación como una muestra sólida, en contraste con el grado de dificultad que implica abrir un cartel.

Posteriormente los invitados desde Perú, ANAL VOMIT actuaron con mucha energía, efecto que aumentaría en los asistentes que se ubicaron muy de cerca al escenario.  Ofrecieron fuertes dosis de metal extremo con un sonido potente y una puesta en escena que serviría de preámbulo a lo que vendría.

El sonido de AETERNUS fue claro, repleto de  odio y crudeza. La agresión orgánica y ferocidad fue absolutamente resonante al verlos por primera vez en vivo. Junto a la solvencia técnica de los intérpretes, con una guitarra impresionante y una batería contundente y efectiva, hubo momentos atmosféricos y  brutales, demostrando la versatilidad de la banda y su increible cohesión. En definitiva, un sonido redondo, brutal, denso y complejo.  No decepcionaron; contaron con un show cargado de agresividad y una excelente puesta en escena y una gran actuación por parte de Ares, que no dejó a nadie indiferente en el auditorio.

Para cerrar la noche el festival contó con una de las bandas más polémicas del panorama musical mundial, TAAKE.  En la intensidad de su música hay una presencia profunda y peligrosa que se remonta a la escena noruega temprana, con su líder Hoest una entidad que asciende de una fuerte furia  que puede explotar en cualquier momento. El distintivo y siniestro corpsepaint del frontman logra un verdadero efecto cuando mira fijamente los rostros de los espectadores, se acurruca y se retuerce en todo tipo de contorsiones como una densa cacofonía de remolinos negros envueltos en Black metal. Los guitarristas ejecutaron su instrumento en ondas explosivas y cambiantes.  Una euforia liberadora que flotó entre la multitud, cuando los asistentes se perdían por momentos en su propio trance extático.

TAAKE es probablemente de las pocas bandas que han logrado mantener vivo el espíritu del verdadero Black Metal noruego hasta el día de hoy. Aunque curiosamente todas las canciones llevan una bella melodía no característica del Black Metal. Mientras los escuchas, puedes imaginar las nebulosas montañas en tu mente. Fue una experiencia verdaderamente única en esta sexta edición de Colombian Shows Fest.

Un aplauso definitivo para la organización, destacandose por una impecable organización logística y un buen sonido a lo largo del festival, brindando una excelente calidad auditiva a los asistentes de esa noche.

Redacción: Rocío Acosta