"DOORS" Y "PÚRPURA": ROCK Y CLANDESTINIDAD

 

 

El siguiente sábado, después del ensayo, nos quedamos bebiendo todos los de la banda. A las tres de la mañana, el tecladista y yo nos fuimos a un amanecedero de rock sobre la Avenida Caracas. Los demás ya estaban muy borrachos, no pudieron venir.

Esto fue lo que no se me borró de la película:

Interior -Noche- Bar de mala nuerte.

Pedimos cerveza. El tecladista se quedó dormido sobre la mesa, luego se despertó y me dormí yo. Fade a negro. Volví a abrir los ojos. Él estaba bailando con una mujer, creo que era la misma que un rato antes se había sentado en nuestra mesa. Fade a negro. Me despertaron los alegatos. Un par de tipos se acercaron al tecladista y le reclamaron y le reclamaron por meterse con la novia de uno de ellos. Él me dijo que nos fuéramos. Fade a negro. Cuando desperté, él ya no estaba. Yo bailaba con alguien una canción de Led Zepellin. Fade out.

 

Alejandro Cortés González. Notas de Inframundo 

 

 

Con esta pequeña nota rendimos homenaje a la clandestinidad rockera y hedonista del ambiente bogotano: Púrpura (años atrás London) ubicado en la Avenida Caracas con calle 64 y Doors (en el centro de la ciudad) cumplen 25 años de existencia, de acuerdo con las "malas lenguas" populares de la estridencia citadina.

 

 

Un flyer de los noventa para un toque de la agrupación Agony

 

 

 

Fotos tomadas de Noisey

Flyer de Agony en Facebook

 

 

Joel Cruz

@johellcrvx