La cuarta producción discográfica de Murder Hate, “Infortunii Ex Nihilo” Una explosión de sonidos, emociones y pensamientos

Este trabajo es un magnífico homenaje al aniversario 700 de la muerte de Dante Alighieri, donde se nos da un paseo por los nueve círculos del Infierno descritos en La Divina Comedia, con el fin de encontrarse con Satanás e intentar romper el pacto que lo condena a vagar en el dolor el resto de la eternidad. Al igual que sucede en La Divina Comedia, Murder Hate nos guía en una nueva odisea, esta vez de una manera más visceral y moderna, haciendo el mismo recorrido que hizo Dante a través de nueve círculos que albergan espíritus castigados encerrados en uno u otro según sus pecados (gula, lujuria, avaricia, ira…).

En “Infortunii Ex Nihilo”, cuarto trabajo de la banda, nos encontramos inicialmente con una portada sublime hecha por Andrés Avilés, basada en la obra del peruano Raúl Pazos y la escultura de Frederick Hart, rodeadas de un aura carmesí que recuerda de inmediato las eternas llamas del Infierno.

“Grito por Silencio” abre el álbum con un aire lúgubre y teatral, acompañado de corales que recuerdan a los cantos gregorianos de la época medieval. La voz de Mauricio Rey evoca una furia calcinante pero controlada, y fluye con gracia a través de los numerosos cambios de ritmo que conforman este primer momento. El solo de guitarra acústica a mitad de la canción, de la mano del productor Camilo Velasco, sirve como excelente abrebocas para la tormenta de matices y sensaciones que será el resto del disco. 

En “Actos Subliminales”, una canción muy al estilo del Death Metal Melódico, se nos presenta una lucha encarnizada de libido y de las ambiciones más carnales que han acompañado al ser humano desde que este ha merodeado por el mundo, y es por esto que le corresponde el segundo círculo: la lujuria. Es también una de las entregas más agitadas del álbum, y la presencia de no uno, sino dos solos de guitarra van dando a entender que este disco estará lleno de explosiones melódicas que cubren un amplio espectro de emociones.

Seguimos con “Inanición”, más Metal Melódico con unos fraseos de guitarra espectaculares, que predominan durante todo el tema. Esta canción resalta por su estribillo inesperadamente pegajoso, y un solo de guitarra que pareciera haber sido compuesto por un violinista de mente atribulada.

El tinte sinfónico y teatral que caracteriza a este álbum alcanza su punto álgido con el single “El Infortunio de los Malditos”, donde las primeras notas de la orquesta crean un ambiente inmenso y majestuoso, a la vez que imponen miedo y respeto en las almas desafortunadas que lo escuchen tronar a lo lejos a medida que un ejército invasor se aproxima. Desde el inicio de la canción, una cosa queda clara: estamos escuchando el himno de un imperio. La letra nos cuenta sobre las vidas de aquellos hombres que, de no haber sido por lo breve y frágil que es una vida humana, habrían llegado a conquistar el mundo, y a causa de sus desproporcionados deseos ahora languidecen en el círculo de la Avaricia. 

“Interludio” es, como su nombre lo implica, un respiro en medio del mar de sensaciones que es este álbum, con un estilo más calmado y orquestaciones mucho más presentes. A mitad de la canción volvemos a encontrarnos con una guitarra acústica levemente melancólica, y descubrimos la profunda voz de Camilo Velasco declamando una parte del poema clásico “Ozymandias”, de Percy Bysshe Shelley, donde se burla, no sin cierta elegancia, de lo nimio y lo efímero que es todo atisbo de poder al que pueda aspirar el ser humano. Esta canción también nos ofrece, cortesía de Jhonnatan Sánchez, líneas de bajo que se mueven a través de estructuras no encontradas en álbumes anteriores: esta vez el bajo se rehúsa a seguir a las guitarras y contribuye activamente a la armonía con arpegios que dirigen a la orquesta como un oscuro director oculto tras bambalinas.

"Estigmas” es tal vez la composición más arriesgada del disco, con una armonía amigable que se aleja de las disonancias comunes en el Metal y un fraseo pegadizo. Las modulaciones constantes en los estribillos logran mantener el gancho de la canción sin que este se vuelva repetitivo, y el piano que las acompaña añade un elemento más al ya amplio abanico de texturas que este álbum tiene para ofrecer.

El siguiente círculo, “Agnóstico” nos brinda un panorama lleno de contrastes. Los cambios de tempo encajan a la perfección con los riffs pulverizantes compuestos por Andrés Aviles, cuyo estilo oscuro y siniestro nos recuerda que, por muy diverso que sea el álbum, estamos escuchando a una banda de Death Metal

Al escuchar “Anathema” es difícil ignorar esa sensación ominosa de un peligro inminente que se extiende a lo largo de todo el intro y la primera estrofa de la canción, hasta llegar al estribillo donde la armonía por fin parece resolver en una cadencia más agradable sólo para arrojarnos nuevamente en un remolino de incertidumbre.  La cereza sobre el pastel es un solo de guitarra con un toque neoclásico, donde Camilo Velasco termina de mostrarnos la amplia paleta de colores con la que decidió contribuir a este trabajo.

Con la llegada del nuevo baterista Edmer ‘Bambam’ Fernández, llegan también a la banda un conjunto de nuevas ideas que terminan por condensarse en “Manuscrito de las Pesadillas”, una canción bastante movida con esa energía típica de inicios de los 2000, a la que se le ha inyectado el estilo melódico y lúgubre que caracteriza a Murder Hate. El resultado, un muro de sonido aplastante.

Cerramos este álbum con “Ex Nihilo”, que hace referencia al nombre del trabajo y nos lleva a un bosque oscuro y gélido cercano al noveno círculo del infierno. Siendo el único número instrumental en el álbum, esta canción está cargada de melancolía. Las guitarras acústicas terminan siendo engullidas por la orquesta, que explota en un complejo frenesí donde varias líneas melódicas se unen para dar forma a un final majestuoso y sublime, lleno de nostalgia. 

En conclusión, “Infortunii Ex Nihilo” nos lleva en un viaje por las vilezas inherentes a la condición humana, y a través de lo frágil e inconsecuente que esta resulta ser en el gran esquema de las cosas. Es un álbum que explora varias facetas tanto a nivel musical como lírico, en un despliegue de creatividad y talento que deja la barra bastante alta para el próximo trabajo de Murder Hate. Bien podría estar Dante Alighieri esbozando una sonrisa, al contemplar hasta dónde ha llegado su pluma.

A continuación les dejamos las redes sociales de la banda, para que esten pendientes de todo lo que hacen, eventos, música, videos, giras.

Facebook: https://www.facebook.com/MHColombia

Instagram: https://www.instagram.com/murderhateoficial/

YouTube: https://www.youtube.com/c/MurderHateOfficial/videos

Soundcloud: https://soundcloud.com/murderhatecolombia

Reverbnation: https://www.reverbnation.com/murderhatecolombia

Myspace: https://myspace.com/themurderhate