Después de una década reaparece Evanescence con su álbum “The Bitter Truth“

  

 

Foto: BMG Rights Management (US) LLC

Redacción: Roger Ospina

 

Por fin un nuevo trabajo de Evanescence en mucho tiempo, pero creo que ha valido la pena. Quien no se enamoró de Amy Lee la primera vez que escucho "Fallen" Bueno, ahora imaginemos ese poder crudo, inteligente, angustiado, pero adobado con años de experiencia y sabiduría para luego perfeccionarlo hasta convertirlo en un mazazo.

Eso podría definir “The Bitter Truth", un álbum lleno de canciones frescas que han esperado una década, sin perder la creatividad apasionamiento y vehemencia.

El álbum arranca con la emotiva “Artifact/ The Turn” con la voz abrumadora voz de Amy al 100, un tema corto, profundo y brillante a la vez.

Luego aparece “Broken Pieces Shine” con excelentes riffs de guitarra, muy al estilo de sus primeras grabaciones, “The Game Is Over” primer single del álbum, un buen corte que a esta altura ya es un nuevo clásico para incluir en sus próximos setlist. La canción desarrolla un atmosfera inquietante y cruel acompañada de varios riff y el sonido clásico de la banda.

“Yeah Right” con sonido casi industrial, que les queda muy bien, por cierto su ritmo es tan alucinante que hasta se podría bailar. Ojo a su gran solo

“Fedding The Dark” con un teclado sutil pero necesario, voces profundas y un gran coro, acto seguido “Wasted On You” en tono de balada desgarradora, en medio de un interesante ruido estático.

“Better Without You” comienza de manera casi dramática con la voz de Amy brillando a lo largo de toda la canción dejándote sin aliento poco a poco, se aproxima la efusiva “Use My Voice” con intenciones de himno que seguramente será recurrente en sus futuras presentaciones en directo. Irrumpe “Take Cover” uno de los mejores temas del álbum, nuevamente con un tono industrial y con un ritmo electrizante, dando paso al piano y voz de “Far From Heaven” intensa e imprescindible, acto seguido “Part Of Me” marca registrada de Evanescence fuerza y sutileza a la vez, otra gran canción.

Y para cerrar el álbum con mucha energía y pasión llega “Blind Belief”

En resumen, un buen trabajo, como siempre con un desempeño vocal estelar de Amy Lee, quien además no ha perdido su inspiración para componer canciones perspicaces y líricamente atractivas. Así mismo tiene un talento único para rodearse de músicos increíbles, sin ceder nunca el control sobre la producción de la música de su banda.

En cuanto a las pistas, como se mencionó anteriormente, aquí se encontrara la ira, el dolor, la pérdida y la frustración, que posiblemente muchas personas pudieron sentir en el pasado 2020, lo que pone de vuelta a Evanescence en la escena rock. Bien jugado!!!