Hechizos y buenos destinos en penumbra: Así fue CELLAR DARLING en Bogotá

El brillo de un artista va relacionado con la apreciación de su público. Esa suerte de captar atención en su primera etapa si se hace bien, es un óptimo punto de despegue, determinando algo de lo que se espera en un camino constante, de calidad. Durante el pasado agosto estuvo de visita por Bogotá Cellar Darling, trío europeo. Sus poca trayectoria como conjunto contrasta con la abundante experticia en la ejecución de sus canciones, pero es contraria principalmente a la enorme amabilidad que demostraron a sus seguidores.

Video: Archivo (Facebook)

 Vamos a mencionar primero a los fans del meet & greet es decir, quienes tuvieron acercamiento con Anna Murphy, Merlin Sutter e Ivo Henzi. Jóvenes entre 20 y 25 años que se formaron desde temprano en la entrada del lugar donde el concierto se llevaría a cabo. No fueron decepcionados: Sus amistosas conversaciones de un momento a otro se interrumpieron por la llegada de los suizos al sitio. La prueba de sonido estuvo muy bien, el tren iba en marcha y la sesión de autógrafos con fotos de recuerdo fue más cercana a una gratitud de parte y parte por la música que a una fiesta de vanidades patrocinada por Facebook e Instagram. Con un espacio cálido y efusivo, las circunstancias me permitieron incluso compartir con los anfitriones antes de calentar tarima. ¿Venían más sorpresas? Sigo construyendo esta anécdota.

La organización decidió que Cellar Darling estuviese respaldada por agrupaciones con cierta proximidad al evento. SoulTrack entonces empezaron a invocar la noche con sus melodías tipo thriller psicológico, mejor desarrolladas respecto a toques anteriores. Están encontrando un camino más preciso a lo que quieren y ganando más atención sobre su propuesta, algo natural en agrupaciones que exploran sobre los aciertos y errores de sus distintos roles. Los espectadores les recibieron impecablemente. UMZAC seguiría en la lista y el ambiente estaba más receptivo todavía, como una corriente en la cual circulan aires propios y extraños, cruzando una comunión de metal, rock, folk (de aquí, de allá) y armonía. Es curioso notar como su nivel de composición va quedando firme sobre la memoria colectiva de quienes les siguen. Su puesta en escena no finalizaría ahí, pronto lo sabrán.

Video: Archivo (Facebook)

La intervención colombiana finalizaría con Sanctuarium, metal sinfónico. Su continua persistencia en un estilo inusual para la masa metalera local les dejó equilibrar creatividad a lo largo de su set como invitados. En un acto satírico, la energía eléctrica del Ace of Spades y del sector aledaño desapareció, situación que hubiera causado zozobra y hasta fallas de orden público en otro tipo de congregación, algo que definitivamente no sucedió en el show. Los negros minutos de paciencia sirvieron jovialmente para viejos reencuentros, saludos inesperados entre músicos, público y hasta la remembranza de sonidos autóctonos colombianos patrocinados por UMZAC, ya en un tono informal.

Video: Archivo (Facebook)

Cellar Darling subió al escenario tarde según el reloj, aunque en hora perfecta según el ánimo de sus simpatizantes. Para hacer gala de un álbum que denota profundidad filosófica, la verdad es que interpretado en directo tiene una carga temperamental fuerte, familiarmente doom, menos sutil para quienes esperaban una versión igual o mejorada de lo que se percibe en el registro de “The Spell”. Conocidos y amigos que también hicieron parte allí, me hicieron notar de múltiples maneras la grata impresión del show, todos amantes de la musicalidad y la estética, superando en colectivo hora y media sin luz, la duda absurda de qué es o no debe ser extremo o el buen balance de la vanguardia haciendo venia a lo de antaño e incluso lo clásico posando su mano de confianza sobre el hombro de la modernidad. Están libres de verlo como deseen.

Finalmente el cierre fue para Exentria, grupo mexicano. Quitando lo romántico de ver sobre escena un espectáculo de primer nivel, es vital destacar la ardua labor de Juan Carlos Uricochea y el vasto esfuerzo de la alianza KAOS Corporation, Eternal Symphony Prod Col, Bogota Folk & Gothic Fest junto a Garage Sala de Conciertos, afanados en ofrecer una presentación con estándares profesionales. Prestos a motivar la gestión de quienes están vinculados al circuito sonoro, se muestran interesados en dejar huella cultural sobre el ámbito tricolor, un ideal que no ha cambiado desde mi perspectiva, siempre osados con iniciativas arriesgadas, frescas en el panorama mundial. Las manecillas hacen caminar los giros de la realidad, pero son las personas quienes transforman y hacen realidades posibles.

Video: Archivo (YouTube)

Todas las fotos de Sergio Fabián Garzón (aquí la galería completa)

Joel Cruz