CALIFORNICATION: Colores de antihéroes

Foto: www.spin.com

No es raro que los oyentes de música se dejen llevar a la ligera por el juicio de los disc jockeys radiales, la crítica o  el amigo de turno: “Hey viejo, no oigas eso, es música fresa”, “esa banda es mala” o “eso está pasado de moda”. Los Red Hot Chili Peppers tuvieron casi suya la última década que le daba estocada final al siglo XX. Digo casi suya, porque después del arrollador “Blood Sugar Sex Magik” (1991) no se esperaba menos de su parte, a lo cual finalmente no dieron la talla según la opinión general.

Video: RHCP Archive (YouTube)

“One Hot Minute”, hecho realidad en el puro ombligo de la línea temporal que les cuento, fue palabras más palabras menos, una especie de lunar en el flamante podio del cual venían gozando, con los modestos millones de dólares que esta posición les conllevaba. Personalmente lo veo más cercano a un buen paréntesis aplomado: El famoso minuto caliente les regaló insólitamente un frío guayabo con jaqueca, caminado en la onda potrillo recién parido y un eterno recoger del suelo botellas vacías o el barrido de colillas tabaqueras. La relación casual (pero explosiva) con Dave Navarro fue interesante, pero no lo suficiente para durar: Tanto los Chili como el Jane’s Addiction debían separarse para dejar en equilibrio el universo.

Foto: warp.la

La originalidad del grupo no es casual. La fiesta excesiva de la que nació se remonta a los años Reagan: Frenesí de laca, sobredosis funk, heroína, muro de Berlín en grieta y no futuros playeros mezclados en un nido extravagante como Los Angeles, epicentro de farras non sanctas. Casi ahogados en sus perdiciones (hasta muerto cobró la rumba) Antony Kiedis, el bajista Michael Balzary, Frusciante junto a Chad Smith sobrevivieron prodigiosamente gracias a su libertad en las improvisaciones que sazonaban la química responsable de sus canciones, inspiradas en vivencias sórdidas. Artífices para mostrar decadencia con óptica colorida (Vang Gogh ¿eres tú?) pero temporalmente liberados de su yugo toxicómano, su álbum número cinco les valió el pedestal como reyes alternativos en su apogeo noventero (maestro de ceremonias Rick Rubin).

Foto: IlasterixIl (YouTube)

Pero ahora el Y2K se asomaba a la vuelta de la esquina, Clinton era mediático por sus bombardeos (bélicos y sexuales) mientras MTV coqueteaba con lo hoy “políticamente correcto”. El guitarrista John Frusciante había abandonado a sus camaradas buscando un edén espeluznante e intravenoso, aventura que lo dejó sin monedas y al borde del Requiescat in Pace. No todos los héroes tienen capa y por suerte un hombre nacido en Australia, apodado “Flea” (el mismo loco Balzary), lo sacó entonces del excremento para que todos juntos le dieran vez más brillo a la esencia Peppers.

Foto: rockandpop.cl

Nadie lo sabía, ni siquiera la tinturada cabellera de Kiedis en su momento (parecía peluca), pero con “Californication” los nuevos viejos chiles rojos festejarían los desvaríos de la tierra a la que dedicaron líneas en el disco de 1999, haciendo propio desde un naipe de cuerdas eléctricas hasta tonadas de temperamento estrafalario, con una conciencia melódica inexplorada antes.

Video: RHCP on MV (YouTube)

No era una manifestación trasnochada a la cual se le estuviera acabando la cuerda en su reloj biológico, menos que se encontraran en el vagón nostálgico gritando “mírennos, aquí estamos, los de ‘Give it Away’”. El cd con portada “naranjazulada” traía la madurez del que ha vivido en demasía; quizás de aquél quien no se devoró la eternidad sino que por poco, su pasado se lo engulle enterito. Con coros y pasajes reflexivos, frases optimistas hacia lo inmaduro, la distancia, lo superficial y hasta la pornografía recobran el vigor honesto de no quererle huir a nada, menos al espejo viéndose como se es, no como se quiere ser.

Foto: Chad´s Stash (Pinterest)

Igual a una sacudida honesta que depararía experimentaciones menos impactantes cuatro lustros futuros, pero no menos atractivas (óiganlas con atención crítica) los Peppers aprendieron que su identidad siempre estará abierta a ser captada casi como cualquiera le plazca menos a los imitadores, por perfectos que parezcan.

Video: 000Christoph000 (YouTube)

Renovando votos con su gente gira tras gira, RHCP tocaron recientemente ante las majestuosas pirámides egipcias, al fin y al cabo grupo inusual para escenario exótico. Frusciante otra vez se alejó de sus amigos en el 2009, pero ¡hay que ver su papel solista! sin duda un manojo de introspecciones inclinadas al no razonamiento de las sinestesias. Lejos o cerca, los músicos se salvaron a sí mismos y a su creación para evolucionarla; nos devolvieron la sinceridad “drogandrollera” ante el presagio de los realities mentirosos o las falacias prefabricadas. Hacerlo no les fue difícil: Soñaron agua en el firmamento, un cielo ardiente en una piscina y se dejaron atrapar por las olas de una nueva alucinación. Esta vez la pudieron domar.

Foto: Bart Heemskerk (en.festileaks.com)

RHCP en Facebook

Álbum completo en Spotify

Joel Cruz