Hoy Blackie Lawless, quién participará con W.A.S.P. en Knotfest Colombia, cumple 56 años

Foto: Celebrity Net Worth

Tras nueve años de fallidos intentos, W.A.S.P. pisará por primera vez nuestro territorio. El anuncio se hizo oficial el día de ayer a través de las redes sociales de la empresa Páramo. Y hoy, un día después, conmemoramos el onomástico de este destacado personaje de la comunidad rockera mundial.

Steven Duren, más reconocido en el mundo de la música como Blackie Lawless, nace un 4 de septiembre de 1956 en Nueva York, EE,UU. Es un vocalista, guitarrista y bajista estadounidense de Heavy Metal, reconocido por ser el líder y fundador de la agrupación W.A.S.P. Hasta la fecha ha grabado 15 álbumes de estudio con la banda, además de algunos discos en vivo y varios recopilatorios.

Blackie Lawless ha llevado a su banda W.A.S.P. a través de casi tres décadas de ser el "más malo de los malos". En su momento el grupo causó problemas a padres y organizaciones de todo el mundo con sus extravagancias en el escenario. Históricamente los conciertos de W.A.S.P. han incluido himnos de fiesta, e insinuación sexual. Han sido muchos episodios caóticos los que han salpicado la historia de esta agrupación. La banda fue tiroteada, recibió amenazas de bomba y de muerte. Pero siempre  siguió ofreciendo su banquete de Heavy Metal a sus hambrientos aficionados. En medio del tornado de la controversia, Lawless parece ser un hombre tranquilo, normal y solitario, que habla con sentido común y sin ley. "Soy una criatura de extremos", dijo Lawless alguna vez. "La mayoría de los tipos que conozco tienen una personalidad extrema." Explicaba entonces que sentía que la mayoría de los intérpretes nacían introvertidos y que la raza de artistas extrovertidos como Lawless, desean buscar un equilibrio en sus vidas. Lawless creció en Staten Island, Nueva York, rodeado de música y religión. Su abuelo era diácono, su tío predicador y sus padres tenían creencias muy profundas. Esta educación puede haber contribuido a sus formas rebeldes, siendo su salida la música que tanto amaba, y paraqdójicamente regresándolo a su punto de fe familiar.

"Sweet 16" de Chuck Berry sigue arraigado en Lawless como su primer recuerdo musical, a la edad de dos años. Fue en esa misma época cuando le mostró a su madre en qué se convertiría. Para la escuela secundaria, Lawless había obtenido el honor de la puntuación más alta en en la historia del noreste de los Estados Unidos en cuanto a las pruebas de rendimiento escolar en música para su rango de edad. Luego asistió a un par de años a la universidad como estudiante de ciencias políticas y tuvo la oportunidad de seguir una carrera en el béisbol profesional. "Tomé la decisión correcta. La mitad de mis amigos llegaron a la liga mayor y todos están retirados, pero yo sigo trabajando.", afirmó Lawless. Finalmente se estableció trabajando en una empresa de construcción copropietaria de su padre.

En algún lugar en medio de todo esto, Lawless se las arregló para tomar clases de batería y tocar hasta que sus padres ya no pudieron soportarlo, durante dos meses. Su hermano tocaba la guitarra, lo que llamó la atención de Lawless y se convirtió en su primer paso a la industria de la música. "El negocio te elige a ti, tú no lo eliges", dice. Lawless se aferró a los años 70 en las bandas NEW YORK DOLLS y KILLER CAIN  antes de formar W.A.S.P., lo que sin saberlo llevó al mayor cambio en su vida.

En 1985, W.A.S.P. estaba grabando un video en un estudio de cine en Arizona. Lawless, asombrado por el suroeste, finalmente se sintió en contacto con sus raíces - su madre era parcialmente de origen indio, de la tribu Blackfoot. Considera que Arizona, Utah y Nuevo México son el único "verdadero suroeste" y ha combinado su amor por la cultura con su pasión por la arquitectura.

"La arquitectura es la forma definitiva de arte, luz, línea y función. Es mi segundo gran amor." Siente que es importante tener un espacio vital tridimensional que funcione. Lawless vive en su propia casa de estilo misionero español que tardó aproximadamente cinco años en completarse. Lo ha decorado al estilo del suroeste con arte nativo americano. También asiste a conferencias de arquitectura, perfeccionando este oficio.

En cuanto a su familia y la  música ha dicho: "El éxito tiene una manera de hacer las cosas mejor." Lawless asegura que a los chicos se les debe decir la verdad sobre la industria y que si "no se dejan deasconcertar", entonces los padres deberían apoyar sus objetivos. Afirma rotundamente que la posibilidad de conseguir un contrato con un sello es de una en un millón y que menos del 2 por ciento de esos álbumes son exitosos. Lawless aconseja a los futuros músicos que se incorporen a la industria con los ojos abiertos y comprendiendo en lo que se están metiendo y que averigüen qué harán cuando lleguen allí.

Lawless siempre trabajó duro y puso mucho esfuerzo en su carrera musical. Por lo general, escribía una canción después de inventar un título, pero a veces fue lo suficientemente afortunado como para obtener una melodía, con música y letras, que le llegaban curiosamente en sus sueños. "Escribir una canción es como componer una’mini-película’; casi se escriben a sí mismas.", ha asegurado. 

El siguiente paso, prepararse para una actuación, puede ser igual de complicado. Lawless contaba que calentaba su voz por cuatro horas antes de un show y se detenía durante las pruebas de sonido, pegándose a su registro inferior tanto como fuera posible, siendo demasiado cauteloso con su voz, pero tiene una buena razón. Hace 15 años, se rompió la cuerda vocal izquierda. Estaba luchando contra una meningitis viral y no calentó. Desde entonces, ha sido más prudente, no fuma y rara vez bebe. Lawless también siente que la preparación mental es esencial para un buen desempeño. Como un jugador de béisbol, practica algunas supersticiones previas al espectáculo, incluyendo el poner los calcetines derechos dispuestos de la misma manera todas las noches.

En el escenario, Lawless da a sus fans cada gramo de sí mismo. "Se necesita mucha fuerza para hacer un show", dice Lawless. "No muchas bandas compiten con nosotros."

En cuanto a recintos , Lawless prefiere estar cerca de su público. Él encuentra que los teatros son los mejores porque el escenario es lo suficientemente grande como para permitirle dar el show que desea. A Lawless no le importan las barreras que mantienen a la multitud alejada del escenario, ya que crean la sensación de "dos salas separadas" y él debe trabajar aún más duro para proyectar.

Cuando se trata de marketing, señala que Internet tiene cierto impacto, pero no representa una amenaza para las tiendas de discos. "Es una herramienta, una herramienta promocional, pero no reemplazará a la venta al por menor porque somos criaturas de hábitos", dice Lawless.

Compara la recepción por parte del público de las ventas por Internet con las "Casas Inteligentes", los hogares que son ultramodernos y se cuidan a sí mismas, diciendo que "la gente quiere lo que quiere ahora mismo; con lo que se siente cómoda".

Aparte de la arquitectura y los Yankees, Lawless comenta que no tiene tiempo de ocio. "¿Tiempo de inactividad? Los últimos 15-17 años me he partido el trasero trabajando." 

W.A.S.P., la pandilla Lawless, todavía está en la carretera haciendo espectáculos aquí, allá y en todas partes. En esta ocasión, finalmente, el turno llegó para Colombia... ¡Así que, a disfrutarlo!