Caja, mástil, trastes, magia y más en el BURBANK FEST 2019

Los  vientos que marcan la huida de julio en el calendario atestiguaron el suceso más potente de guitarra rockera en Colombia, el cual le cumplió a su público durante el último sábado de este mes en Bogotá. El Burbank Fest de esta forma abandonó su recinto académico para apoderarse del Ace of Spades Club, mucho más orientado a los expertos en el tema, pero también a fanáticos de la buena música en todas sus edades, convirtiéndolo así en un show familiar.

El orden y sentido de respeto de los asistentes fue latente desde la fila previa a la apertura del recinto. Jorge Burbano, maestro dedicado al instrumento de cuerdas y artífice de todo esto, hizo gala de buen anfitrión al momento de saludar fraternalmente a quienes se hallaban allí, obsequiándoles además un guitar pick conmemorativo. Ya se avecinaba el ambiente agradable de la situación, aunque claro, la calma pronto terminaría para darle campo a las buenas sorpresas de la hora, pues la melodía reina pronto haría lo suyo, cazando emociones en ascenso de su cuarta versión. Quienes han tenido cierta cercanía con el Burbank conocen su enorme esfuerzo por ser realidad, así como los obstáculos que ha enfrentado, típicos de todo gran festival. Sin embargo para el 2019 decidió reaparecer con un cartel criollo 100%, demostrando a si mismo y a los demás que el producto nacional tiene nivel de sobra, firmemente competitivo a escala del “mundo mundial”.

El concierto introductorio (difícil como él solo) fue obra y gracia del destacado alumno de Burbano Johan Bernal, hábil aprendiz del arte homenajeado. Su espacio breve en tarima no fue impedimento para que hiciera notar tanto en sus composiciones como en su cover a Dream Theater la razón por la cual llevó la responsabilidad de ser el primero en escenario. Fueron aplausos merecidos por los frutos de duros ensayos y buen carisma.

Con la promesa de ser un líder de espacios masivos, unos sobre otros, aunque todos interesantes, el turno luego fue para Implosion Brain, uniendo varias propuestas metal en su ensamble y haciendo honra a lo melódico en un esplendor perseverante. Alejo Robles con su rol a cargo, dejó claro porque los autores del disco "Qualities Of a Simple Mind" están en la boca del panorama contemporáneo. Maquillar una grabación no es lo mismo que reflejar esa magia en directo. “Cabezazo” de los organizadores al momento de tenerlos en cuenta.

Después vendría Daniel Realpe, figura altamente reseñada en la música local, no solamente por imprimir su sello endeble sobre las agrupaciones que ha hecho parte sino por su carácter apasionado, exigente, también extendido hacia sus elaboraciones como productor y maestro. Un brillante y experimentado staff de músicos que lo acompañaron en su espacio, por cierto.

Video: Daniel Realpe (Youtube)

Jorge Burbano, como intérprete de guitarra y sin necesidad de decirlo con palabras, sabe que quien debe siempre ir en primer lugar es la música, aquella que nos inspira por y para el crecimiento de nuestros universos. Mezcla de técnica, ahínco, diversión y hermandad, comparte lo adquirido en su oficio con un entusiasmo gigante, perfeccionado con veinte años  de carrera. Agradecimientos de  rigor a los patrocinadores (bastante dinámicos en festivales como este) pero más allá de eso, Jorge sabe irradiar gratitud  a quienes siguen edificando a su lado la magnitud de sus proyectos artísticos.

 

Foto: Burbank Fest

Quienes pisan duro en el circuito de la ciudad, de igual forma destacaron por su ausencia. Saludos desde esta nota a El Sagrado, hardcore marca capitalina. Esperamos verlos pronto en lo que ya están enseñando a sus fans. Avanzaba la tarde y fue la casi entera formación de Kilcrops la elegida en continuar la presentación. Oscar Javier Romero y Ricardo Duque, como dupla vieja escuela, fueron apoyados por el cantante Hooseman Adame y el baterista Mauricio Manrique, con un set de canciones dedicado a resaltar el talento de Oscar y Ricardo. Diferente a lo que de forma normal tocarían, el experimento tuvo una respuesta claramente positiva.

El cierre (la otra difícil tarea de un concierto) fue obra y gracia de Ingrand, agrupación formada en 1995, que después de tanto tiempo se lucen con el empeño de ir por otros tantos años de carrera; cada vez más compactos, no importa si la canción es reciente o de los años noventa. No interesa el nivel de complejidad, solo importa la explosión de todas y cada una de ellas, enérgicas, con una historia finamente relatada y que resuena perfectamente en el 2019.

Video: Auris Vidente (YouTube)

Aunque el Burbank Fest no realizó un cobro de entrada para los espectadores, si es recomendable invitar amablemente a ustedes como lectores para que incentiven desde la forma que mejor crean conveniente (compra de boletas o merchandising) a promover el trabajo de sus bandas y conciertos favoritos nacionales como una manera precisa de fomentar estas iniciativas. Una mención especial a la bella presentadora que hizo los anuncios correspondientes de cada artista, pues son los niños de ahora quienes están construyendo una nueva generación.

Joel Cruz