QUORTHON: Excelsa leyenda del metal escandinavo

"…Extraña es la noche,

ahora negras estrellas crecen

y muchas lunas circulan

silenciosamente en la noche"

Foto: todestrieb.co.uk

Cuando Thomas Fosberg más conocido como Quorthon, creador del grupo sueco Bathory abandonó este mundo a causa de un presunto problema cardíaco en el año 2004, era probable que ignorara una porción grande de aquella herencia que dejó al black metal junto a algunos estilos derivados que aflorarían durante los años ochenta y noventa hasta ahora. Durante las décadas y posteriormente, si bien los generosos homenajes a su inspiración incluyendo la antología "In Conspiracy With Satan" de 1998 (por mencionar un disco apenas), comprobaron la vasta honra del mundo entero a su labor musical, el reconocido multinstrumentista falleció a una joven edad sin ser testigo total de la enorme dimensión adquirida en su nombre: Paradojas de la vida.

Video: Gemino Smother (YouTube)

Nacido un 17 de febrero en 1966, falleció el 3 de junio pero 38 años después. La incursión en el "Scandinavian Metal Attack" fue el primer registro oficial de su mítica banda junto a las también emergentes Oz, Trash, Spitfire y Zero Nine.

Octubre 2 de 1984: Quorthon muestra a la luz pública el trabajo debut de su proyecto musical. Algo muy importante en el paso del tiempo es la veracidad de los hechos, haciendo que los mitos se rompan. En contra de lo que piensan aún muchos seguidores del metal respecto al punk como rival de los headbangers, es simpático aclarar que su joven creador puso un primer anuncio buscando integrantes para interpretar música ubicando como referencias a cuatro agrupaciones: GBH, The Exploited, Black Sabbath y  Motörhead. Para inicios de aquél año y con un cambio notable de colaboradores, su primer larga duración homónimo comenzó a ser producido y sin querer, a moldear arquetipos del futuro metal extremo en su extensión sonora, lírica y estética.

Un presupuesto limitado contribuyó también a su sonido crudo, factor sucio (legado del punk) que a la postre crearía una identidad para varios artistas herederos de su camino. En sus primeros días el disco fue poco apreciado, tildado como una imitación de los ingleses Venom. Pero como los años dan  pago justo a quienes luchan con ahínco sus batallas, el señor Quorthon y su macho cabrío (ojalá amarillo, más exclusivo todavía) son una institución para todo aquél que busca el metal con una convicción auténtica. En "The Return (Of Darkness and Evil)" (1985) esta serie de ideas se acentuarían aún más, aunque apenas era el principio de su carrera.

Para mayo de 1987 Bathory publicaba su tercer larga duración llamado "Under The Sign Of The Black Mark", álbum de transiciónMientras en sus dos primeras producciones se empezaba a contribuir en la formación de un thrash metal enfocadamaente sombrío, este disco se mostraba mayormente elaborado, maduro incluso desde su portada. Los futuros ‘himnos’ del BM se gestaban desde aquí vaticinando el germen del género con el tiempo. El compositor de esta obra, con apenas 21 años de edad se inquietaba ahora por música más compleja, particularmenente la clásica, acompañando a sus raíces étnicas, piedra angular de su catálogo para lo que vendría después.

En el larga duración de 1987 Under the Sign of the Black Mark”Thomas Börje Forsberg ya había mostrado una seria inquietud por enfocar sus letras a temas mitológicos de su natal Escandinavia para variar el tono oscuro de sus inicios. Al año siguiente incluye en la formación dos colaboradores identificados únicamente como Kothaar (bajo) y a Vvornth en la batería, con el fin de realizar su siguiente movimiento discográfico, altamente importante en la evolución de la banda y sin pretenderlo, en una corriente ideológica del metal extremo. 

“Blood Fire Death” fue publicado el 7 de octubre en 1988 y constituye un salto gigantesco de su estructura musical veloz, agresiva y ennegrecida, viajando en atmósferas épicas, recreando a plenitud canciones como la que titula la antología o la imponente ’A fine Day to Die’. La presencia de cuerdas acústicas, teclados, coros y principalmente fragmentos lentamente sosegados en las canciones inspiró una serie significativa de agrupaciones en Noruega, Suecia y otras áreas de influencia cercana a que inclinaran sus aspiraciones metaleras en la riqueza de su legado vikingo.

Al Transcurrir más de treinta años de su publicación se comprobar que esta dinámica de rescate cultural también alcanzó su largo brazo sobre bandas de otras culturas diferentes a las que habitan la Europa escandinava y que han emulado en sus debidas proporciones el universo narrativo Bathory.

Foto: Quorthon en Facebook

"Åsgårdsreien", la pintura hecha en 1872 por Peter Nicolai Arbo (portada) es un símbolo de la cultura popular y la metáfora dedicada a quienes mueren diariamente entre sus guerras cotidianas, recogidos sin embargo por las Valkirias de la persistencia para llegar exitosamente al Valhalla, paraíso de los combatientes que supieron llegar al corazón de sus metas siendo fuertes, constantes y valientes. Respecto a Bathory, la historia siguiente en su línea de grabación estaría centrada en honrar sus ancestros (la mayoría), motivando en efecto a múltiples jóvenes de distintos rincones terrestres en la musicalización de sus propias epopeyas, anexas a la raza nórdica o a sus diversas estirpes. Quorthon demostró en su obra y su momento que en el rock nada estaba cien por ciento inventado, como tampoco ocurre en la actualidad.

Foto: @TirOfficial (Twitter)

Joel Cruz

Hummingbird Press