CREA ROCK: La raíz de ROCK AL PARQUE

Foto: revistaurbana.net

Por estos días, previos a la entrega 25 de Rock al Parque se conmemora además su primera jornada con el nombre que se le reconoce popularmente. La forma como nació es ya una anécdota fácil de encontrar en la red: Basta con mirar algún documental o una página web  e invocar a los famosamente involucrados para llamar nostalgia en quienes estuvieron allí y curiosidad sobre aquellos que por la edad llegamos más tarde.

Video: Sangre Picha (YouTube)

Como si conversáramos de una pieza del séptimo arte, vale la pena mencionar el FESTIVAL CREA ROCK de 1994 como precuela del famoso festival bogotano, una de las primeras intenciones masivas de expresión musical en la capital colombiana orientada a la población juvenil, auspiaciada por el gobierno distrital y formada con la intención de visibilizar la producción local de manera prioritaria. Algunas de estas iniciativas tiempo antes venían tomando forma en locaciones como el Planetario de Bogotá, el Teatro al Aire Libre La Media Torta (tradicional como vitrina de cultura en sus más de 80 años), Corferias, entre otras plazas de encuentro alternativo, incluso de enfoque privado como la Sala Seki Sano, en el centro de la ciudad.

Video: Sangre Picha (YouTube)

Listos a recibir un cuarto de siglo del evento masivo con entrada no paga, en el cual fanáticos y no tan seguidores del rock ponen su mirada anualmente durante tres días como símbolo de una experiencia única, es positivo echar un rápido vistazo atrás y regresar rápido al presente: Pese a descontetos y polémicas, RAP se sostiene milagrosamente en un país que le da la espalda al género que rotula su logo, mientras la mayoría de sus escenarios originales continúan ofreciendo (gratis o pagando, real o virtual) esta opción musical y sumado a esto, las bandas e intérpretes que hicieron parte de su listado en dicho año y todavía siguen en pie de guerra a punta de terquedad, defendiendo su flancos de armas letales como la blandura del mercado artístico o el fenómeno reguetón, junto al poco interés de sus adeptos en el producto criollo. ¡Compartan y etiqueten en sus redes a los que siguen dándole vida a esta resistencia!

Joel Cruz

Hummingbird Press