PAUL GILBERT, truenos de virtuosismo

El pasado 18 de octubre, en la Escuela de Audición y Producción Fernando Sor, se presentó el virtuosismo en manos del señor Paul Gilber, este evento que inicio puntual en el auditorio del alma mater tenía como fin desarrollar en su marco académico, la Clínica de Guitarra. Al recinto llegaban personas expertas en el tema musical, estudiantes, curiosos y seguidores del guitarrista. Todo estaba muy bien organizado, silencioso y en espera del maestro reconocido por ser guitarrista de las agrupaciones  Racer X y Mr. Big. Es importante mencionar que este admirado músico norteamericano ha alcanzado logros en solitario como: ser considerado uno de los más veloces del mundo, construir y colaborar en la elaboración de algunos modelos de guitarra, ser mentor de varios reconocidos guitarristas, gran instructor debido a su gran experiencia, estudios académicos y realización de proyectos visuales en pro de la adquisición de conocimientos prácticos en guitarra.  No es poco lo que ha logrado en su carrera, además ha realizado más de catorce producciones discográficas, por lo mismo es que su llegada al país y este evento es tan trascendental en el fortalecimiento de conocimientos referentes a este tipo de instrumentos, por ende, es la segunda vez que es llamado a nuestro país, para un evento referido a la Clínica de Guitarra.

Paul Gilbert llega al escenario  dando pautas acerca de formas específicas de ejecutar armonías, “falsos barridos”, “vibratos”,  arreglos para tomar los trastes y tocar las cuerdas, ya que expresa; “mi pasión es lo que se desborda musicalmente de la guitarra, no seguir escalas ni notas  definidas”, Gilbert afirma que él, no se enfatiza en las escalas sino en la melodía, que por esto los primeros temas  de rock que aprendió tardó mucho en encontrarlas, ya que son todas diferentes y estas conllevan a contrates, volúmenes, prolongaciones y que las melodías vocales sufren transiciones y que añaden emoción a las interpretaciones, alargando o acortando notas. Paul se refiere a un ejemplo sobre lo anterior, el tema de Robert Plant en Led Zeppelin, donde acordes van y vienen pasando de menor a mayor, posteriormente toca el tema de “Rock And Roll” del álbum Led Zeppelin IV.

Siguiendo con la clínica  presenta temas de su nueva producción “Behold Electric Guitar”,  entre  instrucciones  sobre acordes,  la importancia de la muñeca como extensión de los dedos al brindar mayor movilidad, manejo del Pick y lo fundamental del hombro para poder hacer  el manejo del volumen sutil o fuerte, entre cada una de las explicaciones demostraba  con su guitarra como se escuchaba,  hacia vibrar ante el auditorio cada cuerda, a la vez tocaba temas  como "Sir, you need to calm down"  que aturdían por su esplendor en  cada ejecución, notas que por sí denotaban belleza. 

Luego de una pausa, atrajo a su cosmos de armonías, al señor Jorge Burbano, maestro de maestros en Colombia, quien con una excelente ejecución y convocado a la contienda lanzaba juegos de tonalidades, acordes, vibratos, en fin, iban y venian notas de lado y lado, al final esas melodías prodigiosas realizadas por los dos protagonistas, los llevaron a formar un equipo invencible que lanzaban truenos de audiciones exquisitas y muy finas.

Los espectadores del recinto regocijados por tanta perfección y destreza alcanzaron a imaginar que todo ya llegaba a su fin, pero instantes después Paul nuevamente arremete con sus truenos de virtuosismo motivando un Jam, ahora con un estudiante de la escuela, un chico que atrevido expedía astucia en sus melodías.

 

Ya para finalizar Gilbert deseaba tener un encuentro con el público respondiendo inquietudes, muchos elevaron su mano, pero pocos fueron elegidos, los temas tenían que ver con su tipo de instrumento, su vida personal, su inspiración y algunos detalles de ejecución. Paul relataba de manera muy sencilla, amable y jovial que su guitarra era de cuerpo entero, que utilizaba cuatro pedales de distorsión y que algo curioso en su instrumento era un imán cerca a las cuerdas para colocar su slay.

Sobre su vida personal agregó que tomar mucho café ayuda y que es importante respetar espacios laborales y familiares, equilibrando estos dos ambitos, no llenarse de muchas ideas para elaborar un álbum, tomarse los tiempos necesarios, que para inspirarse es importante: “repetir notas ir y volver”. También mencionó que es fundamental la academia además de la gran pericia que puede tener un músico empírico, pues es una herramienta necesaria para dar mayor valor al arte de tocar.

Finaliza la noche recapitulando en la conciencia de los asistentes el gran virtuosismo del señor Paul Gilbert y el agradecimiento al maestro Jorge Burbano como a la Escuela Fernando Sor por abrir estos espacios de espectáculo y academia a la vez. Gran muestra de entretenimiento y técnica, que deseamos se vuelva a dar muy pronto para asistir en primera fila.

Aquí la galería de fotos completa a cargo de Sergio Fabián Garzón

Johanna Gutiérrez

Hummingbird Press