La ’Ciudad de las Puertas Abiertas’ tomada por el rock en GRITA (Parte 2)

Manizales GRITA Rock, junto con las demás fiestas que celebraban en la ciudad en esos días, engalanaban la urbe, demostraban la cara amable de la gente, su atención y colaboración para el turista y el propio.  En las horas de la mañana se veían caminantes por sus calles con “pintas”, o estilos específicos del rockero, paseando por sus caminos impecables, organizados y muy soleados, algo extraño como decían sus habitantes, pues hasta el viernes habían estado acompañados por una oleada de invierno, lo que producía unas lluvias torrenciales que no dejaban ni asomarse a sus ventanas. Sin embargo, el sábado estuvo el sol deslumbrando con todo su poder, situación que también se presentó el domingo de metal.

El segundo día, la cita en el GRITA, se inició con la presentación de SEMILLA DE ODIO, grupo de black metal Manizalita, su bajista y vocalista fundadores, siguieron un estilo denso, una corriente ya estipula por largos años y que para ellos debe ser prolongada desde su sonido original, “vieja guardia”, ya que esta es la verdadera identidad del black, temas como “Iglesia ciega”, “invocación”,  “visiones heladas” y “semilla de odio” sonaron de una manera propia, muy  contundente en el escenario, para ser tan temprano en la tarde de inicio, varios jóvenes yacían esperando para hacer  parte del ritual en donde los protagonistas hacían su magia entre  maquillaje  e instrumentos que danzaban en un solo compas. Influenciados por bandas nacionales como Typhon y siguiendo letras originales del pensamiento de su líder vocal, revelaron toda su oscuridad, transmitiendo todo en su plaza.

 

Luego los compases de la música se tornan fuertes y provenientes del puro y primitivo Thrash Metal de Medellín, dan sus primeras tonadas SAVAGE AGGRESSION, gran muestra de Old School, sus ritmos en guitarra de puro Speed y su contexto fuerte con tres personajes enérgicos, hacen que el espectador se tome el pogo como un juego de niños, donde todos ponen su mejor versión. Temas de su disco Infernal Nightmare salpico de dominio las tablas, “Damend War” hizo volar melenas contra el viento, “Necronomicon/Scream of Death" desato tornados de movimientos y a “mover sus cabezas” prendiendo este atardecer, así continuo la retumba de batería, siendo para muchos una “chimba” de toque, esta banda ya consolidada en su estilo da ejemplo de toda su potencia en el festival.

 

 

La tercera banda en ingresar a la tarima del GRITA, es MILITANT, jóvenes de la ciudad quienes buscan prolongar la integración de varios estilos en su música, trash, death,  algo de power, se presentan por primera vez, en este monstruoso festival, dando una dosis de buena música, un tanto brutal,  su álbum  y uno de los temas más rockeados por el público Born For War, hizo que las personas  destellaran de amor por lo propio, en temas como “Fuck the Police”, el ciclón no se pudo contener, brazos, cabezas y torsos se entrelazaban a la pauta  de los músicos, su entrega es la razón misma por la cual ya tienen bajo sus hombros, grandes presentaciones a nivel nacional y mucho cariño por parte de sus seguidores.   

 

   

Y después de un lapso de silencio, inicia con sus guitarras un tanto penetrantes, NAMELESS, banda nacional reconocida por su historia en el metal colombiano, más de 20 años de recorrido por los caminos del Doom. Hacen entrada majestuosa con sus melodías melancólicas que se difunden en las mentes del GRITA, con notas del “Across The Threshold”, “Dirge” hasta llegar a su nuevo álbum Eternal Grief. Uno de sus temas insignia "The Remembrance" evoca en muchos de los presentes juventud, ímpetu y transformaciones del alma, temas y liricas tan profundas que rasgan poco a poco el crepúsculo del instante, armonías que se confunden en la conciencia con canciones como “The Sadness And The Wrath” y “Deepsoulation” está finalmente incitando al pogo total. NAMELLES toma el escenario como ellos mencionan siguiendo una ceremonia eterna, un legado, en donde han pasado varios integrantes a sostener sin dejar caer, a alzarse entre sus cenizas, a respetar y no olvidar, siguiendo su cruda verdad, rindiendo culto a sus muertos. Para varios en su nueva producción se refleja el sonido fascinante que muchos creyeron que por los infortunios del tiempo desaparecería, pero no fue así, persistir con grandeza, eso se evidenció a la caída del sol, en la “cuidad de las puertas abiertas”.  

 

 

 

 

Bien entrada la tarde aborda con su figura imponente TWILIGTH GLIMMER, desde los retablos enseñan todo los indomables que son y que se han forjado. Se denota en su exposición de death Metal, su profesionalismo, transmisión de riffs armoniosos y arrojo exhuberante que trastoca generaciones. Esta banda solida en el circulo y ya reconocida por celebres temas y con estos, giras por el país y fuera de este, han cosechado un sinfín de experiencias, ellos hacen dar buen nombre a la música del eje cafetero, en particular a Pereira. Esta vez dan a conocer su nueva producción Unbreet, temas como "Breed from Scorn" y "Replicants of a Deadly Concept" sigue moviendo cabezas si cesar, alistando la noche en GRITA. Leo Pinzón, su voz líder no deja de agradecer al festival tenerlos en tarima, ya que el fue un asiduo asistente durante años y tiene como muchos presentes en su cien bandas nunca antes vistas en el territorio nacional que allí han dado lo que sólo el festival se merece. No deja de perturbar temas como “ I Malign”  por su encanto y contraste entre lo brutal y lo leve de sus notas, además por ser una canción  dedicada a la memoria de Juan Carlos Bulla, compositor, músico, guitarrista de la banda por muchos años quien por cuestiones del azar deja este plano material el año pasado. Ya para dar cierre TWILIGTH GLIMMER, no queriendo dejar a nadie en su sitio hace que el pongo hostigue hasta su último riff, en total fue una clase magistral del death colombiano.

 

Cambiando de estilo, más tranquilo pero guerrero, abre el telón GRITA a una banda de la casa, ORFEO, hard rock del bueno que deja oídos embargados entre teclados, pinceladas de blues y rock and roll. Esta banda que es fiel a su estilo vanguardista, que buscan el  cambio, pero nunca morir en su línea,  son exponentes en tarima de su álbum Lucha por el Rock canciones como  “tren de la oscuridad” y primicias de su nueva creación pronta a salir al mercado “Escapando”  hacen sentir remembranza a las primeras bases del rock, ya con bastantes seguidores de la ciudad y a media luz , encantan y promueven la constancia por hacer y dar a conocer fuera del país el talento nacional expuesto en sus letras, armonías y  diseño de su caratula, concepto bien reflejado en el diseño y trazos del artista Iván Chacón. ORFEO cautivo al público haciendo rocanrolear y tararear a muchos, demostrando que sí se puede seguir esta corriente entre las nuevas generaciones.

 

 

Sigue a festejar este GRITA, la agrupación VEIN, death metal lleno de buen gusto por lo rudo y el poder, su elegancia hacia lo brutal viene acompañada de un elemento esencial y  distintivo el peformer,  realizado por Ivan Chacon, aspecto indiscutible en  la esencia de la banda, afirmación señalada por sus propios integrantes. Temas de su álbum “Chapter I” patean, embrutecen y atraen a personas del público, ofreciendo a diestra y siniestra death recargado. Ya en total oscuridad, la inquietos seguían percibiendo temas como  “Lie” y “ the Master, no paraba  el pogo de posarse y correr por el lugar. Ángel a cargo de las voces incitaba al desorden, al desequilibrio y al regocijo del segundo a segundo de notas estridentes, plenas y llenas de firmeza. VEIN es el encargado de cerrar la tanda de bandas nacionales, GRITA le da este honor, algo merecido y bien hecho en esa noche de metal.

ASESINO California (Estados Unidos),ofrece en el GRITA, desde el inicio de su gran función, un show de gran presunción abordada desde la personificación de cada músico a través de sus máscaras, esperados por muchos, ya que era su primera vez, hizo estremecer las voces, alaridos y gritos de sus fans quienes seguían sus letras crudas y reales. Grindcore en toda su extensión. Fue llamativo el juego del Maldito X (vocal y bajo) quien señalaba a alguien del público, antes de iniciar la canción para referirse a lo que venía, haciendo una pauta de humor negro que terminaba en carcajadas. Asesino, (Dino Cazares) era uno de los más vistos por sus fans, discípulos principalmente desde FEAR FACTORY, quien demostraba cada segundo su caballería en la guitarra, este líder y compositor junto con el sadistico (Emilio Marquez) tocaban y botaban al público desde su percepción sarcástica y vulgar resonantes armonías, más locuciones fuertes en baladas disonantes para  los no selectos de este sonido, temas como : "Padre Pedófilo", “Brujerizmo” “Rey De La Selva”, hicieron zarandear de pogo y verdad a muchos de los presentes. ASESINO concluye con dos temas; el primero reconocido en el camino de Brujería “Matando güeros” con coros de Dino Cazares y “Asesino” ilustre por ser de su primer álbum “Corridas de muerte”.

 

El cierre del gran GRITA, quedó a cargo de la gran banda Sueca TIAMAT, quienes aparecen con sus sinfonías  dejando perplejo a su auditorio, estático, congelado en el espacio, que escuchaban atónitos,  la voz de Johan Edlund inconfundible retumbante, baja, grave introduciéndose delicadamente en la piel, los huesos y los efímeros recuerdos de varios que crecieron junto con su grandiosa obra, en ese momento muchos que viajaron horas y  pasaron por esos hermosos e intimidantes  bosques de niebla  enunciaban su euforia coreando “Cain”, "Whatever That Hurts", "A Caress of Stars" “Gaia”, “Visionare”, “The Sleeping Beauty”, “Undressed”, Do You Drem On Me? “In a dream”, en muchos Johan realizaba sus particulares gestos, hacia reverencia al público como todo un noble del metal atmosférico, agradecía la asistencia y la bienvenida a Colombia. Mientras tanto por algunos rostros caían lágrimas de emoción, ya el baile se conjugaba entre un universo de los álbumes Clouds(1992), Wildhoney (1994), Prey (2003) principalmente. Ya indivisibles GRITA estaba suspendido en lo gótico, en lo magno e indescriptible de gemidos enunciados por guitarras vivas, versátiles que excitaban y se manifestaban en saltos, risas, aplausos, en la sensación extraña de complacencia.

 

Es increíble que un festival como GRITA, en una ciudad tan llena de exquisitez, aguante tantos contextos, sensaciones, contratiempos, estilos, pero lo hace y da la posibilidad de creer en que las cosas se pueden construir con ganas, transparencia, amabilidad, con el don de ser más que organizadores “humanos” que van por una misma corriente. No queda más que agradecer tan inolvidable experiencia, que año a año se renueva y se lleva en el alma. GRITA se transforma en un engendro místico de cultura, diversidad y conciencia, que respeta a su público, se posiciona a nivel internacional y que engalana con su humildad, aspecto que los caracteriza a lo largo del tiempo. GRITA sigue de pie a pesar de las adversidades, por quienes son su base, con su disciplina, esfuerzo y profesionalismo, cada vez llegan más lejos. Bajo sus hombros queda la responsabilidad de más, porque la gente siempre pide más, porque ustedes lo buscaron, gracias por prestar e invitar a su casa, por empujar a las bandas que inician, por generar emprendimiento en comida saludable y deliciosa, por abrir espacios de merchandising, por su staff incluyente, por armar además de la fiesta inicial, una final de cada día “remate en K7” para los que beben licor y les gusta hasta el amanecer. Nos veremos el próximo año, nuevamente inquietos por el cartel, por querer regresar a sus aposentos que nos llama, que buscamos reencontrar, que pretendemos para hacer parte de esta celebración de buena música.

Fotos por Sergio Garzón (aquí la galería completa)

Johanna Gutiérrez 

Hummingbird Press