Poderío tribal en Fortitude, nuevo álbum de Gojira

Foto: Roadrunner Records

Redacción : Roger Ospina

El séptimo lanzamiento de estudio de Gojira abarca gran parte de su pasado y también nos prepara para el futuro al que quieren llevarnos. A través de 11 canciones el mensaje lirico de “Fortitude” es claro: la civilización no va en la dirección correcta. Debemos ser más conscientes de cómo nuestras acciones tienen un impacto en el planeta que pronto dejaremos atrás cuando se acabe nuestro tiempo.

Esta banda desde su “From Mars To Sirius” hasta “Magma” ha funcionado como un reloj, precisos, aceitados con ira y una agresión incontenibles, técnicamente bien versados, progresivos y directos. Ahora, cinco años después de su último álbum, Gojira está de regreso. Así que vamos canción por canción.

“Born For One Thing” comienza brillantemente y con reminiscencias  a Meshuggah y hasta Tool, con un riff muy a lo Kerry King de Slayer, de lo mejor del álbum.

Aterriza “Amazonia” con un estilo muy apegado a los mejores Sepultura de los Cavalera, una pieza lenta y encantadora caracterizada por mucha reverberación, todo un hechizo tribal.

“Another World” comienza con una parte de guitarra suave que poco a poco se convierte en un monstruo de masas, buena melodía pero con un exceso de teclado por momentos.

Se acerca “Hold On” con un gran riff bastante próximo a los grandísimos Opeth. Acto seguido llega la minimalista “New Found” simplemente Gojira, un poco de “Magma” un poco de “L‘Enfant Sauvage” pero a la vez muy Gojira en 2021. Más fuerte, más maduro y menos impetuoso.

 

La segunda parte del álbum inicia con la canción “Fortitude” que se desliza directamente a “The Chant” con un riff alucinante, la llama sigue ardiendo. Posteriormente “Sphinx”’ típico sonido de Gojira grandes riffs y una densa batería, un gran corte de metal, tal vez la mejor canción del álbum. Luego “Into The Storm” 5 minutos pletóricos de buenos riffs, composición sofisticada y una gran apertura al coro. Para luego volver a convertirse en un espectáculo de fuegos artificiales bastante progresivo y pesado al mejor estilo de Meshuggah.

Llega “The Trails” con una melodía que pone la piel de gallina, caricias rítmicas maravillosas y voces limpias y frescas. Recuerda un poco la melancolía que transmiten bandas como Leprous.

“Grind” despide el álbum de manera apoteósica con riffs crujientes y la debida dureza que se requiere para cerrar este gran álbum

En definitiva “Fortitude”es un álbum que suena de una manera fabulosa, con guitarras nítidas a cargo de Joe Duplantier y Christian Andreu, la batería truena como un martillo neumático a cargo del Sr.  Mario Duplantier, el bajo de Jean-Michel es simplemente pesado, un combo perfecto que le da vida a este puñado de canciones que de seguro se van a convertir en clásicos automáticos de la banda. Así, que quizás estemos frente a uno de los mejores álbumes de Gojira, de metal del año y por qué no imaginarlo en el ranking de los mejores álbumes de metal de la década.