Hoy celebramos los 38 años de Run To The Hills: un capítulo histórico en la carrera de IRON MAIDEN

El 29 de marzo de 1982 IRON MAIDEN lanzó al mercado su tercer disco de estudio "The Number Of The Beast", el primero con el actual vocalista Bruce Dickinson y uno de los más aclamados por sus fans.

El primer single del disco, "Run To The Hills" vio la luz un día como hoy , febrero 12 de 1982 como preludio del álbum y fue todo un éxito. Este sería el primer sencillo de la banda con su nuevo vocalista, Bruce Dickinson. La cara B contiene una canción llamada "Total Eclipse" que no fue incluida en la edición original del álbum, pero sí en la versión de 1998.

Escrita por el bajista Steve Harris, pero en la que colaboró Dickinson con una idea tras ver un documental sobre "My Way" de Frank Sinatra"Run To The Hills" habla de la colonización de las tierras pobladas por indígenas norteamericanos por parte de las tropas inglesas.

La canción se podría dividir en tres partes. La primera cuenta la historia desde el punto de vista de los nativos norteamericanos, la segunda cuenta lo mismo desde el punto de vista de los ingleses colonizadores y la tercera cuenta la historia en tercera persona.

Entre 1620 a 1630, las tierras de los indígenas norte americanos fueron visitadas por exploradores.  En 1640 llegaron los jesuitas predicando y sus habitantes vivían tranquilos. El primer verso escrito desde el punto de vista de los nativos americanos se refiere entonces a la colonización se dio a partir de 1750.  Los Cree, mencionados allí,  formaron un grupo nativo de más de 200.000 individuos, convirtiéndose en uno de los mayores grupos de Canadá. Vivieron en Quebec, Ontario, Manitoba, Saskatechawan y Alberta. Dentro de los Cree, como todo gran grupo, había sub categorías: de las llanuras, de la costa, de las montañas, de los pantanos. Los Cree eran expertos cazadores de búfalos y comercia  Pero en general eran muy pacíficos. Estaban en paz con los Sioux. Sin embargo fueron atacados.

La segunda estrofa es escrita desde el punto de vista del colonizador blanco, siendo muchos de ellos seguidores de la doctrina religiosa del Destino Manifiesto. Este grupo mezclaba religión y política, y su mentalidad mantenía que los colonizadores desde Inglaterra tenían derecho a quedarse con el territorio norteamericano de costa a costa porque era el destino de dios que se creara allí una gran nación. Fueron una de las ramas religiosas que rechazadas por católicos y protestantes en Europa por sus posiciones extremistas, lo que conllevó a una agresiva colonización de los pueblos nativos. Ya en 1775, Estados Unidos se independiza, creando un nuevo país. Para 1805 compran 800.000 hectáreas en los territorios franceses que corresponden al actual territorio central de ese país. Un siglo después, comprarían Alaska a los rusos.

En el siglo 19 se dio la deportación de los indios según medidas de Thomas Jefferson, quien sostenía que con la industrialización y el nuevo contexto, los indígenas se adaptarían a las costumbres y la religión, y los que no aceptaban esta idea, serían ubicados al este del río Mississippi. Una posición en la que los nativos o se adaptaban o se los quitaba de en medio.

El tercer verso de la canción está escrito desde el punto de vista tal vez de un tercero, en el que se menciona al soldier blue, del cual existen dos hipótesis. La primera se refiere a las guerras franco indias entre británicos y franceses y aliados indígenas por el terreno entre Estados Unidos y Canadá entre  1754 y 1763, perdiendo finalmente los franceses. La segunda hipótesis se refiere al séptimo de caballería, hechos documentados alrededor de 1868, y protagonizado por el coronel George Armstrong Caster, comandando un grupo de 700 hombres, arrasando un pueblo indígena donde solo habían mujeres y niños, saqueando, violando y asesinando a las nativas.  Este séptimo de caballería años más tarde tras haberse dividido en dos tropas, sufriría la mayor derrota contra Sioux, Arapahoes y Cheyennes. Los riffs empleados en la canción pueden  hacer referencia al galope de la caballería.

En una entrevista, Harris comentó el lado musical de la canción:

"Mi idea era conseguir la sensación musical de un caballo galopando. Al parecer funcionó bien, porque cuando la tocamos en directo siempre somos cuidadosos de no dejar escapar el ritmo... es muy complicado!!".

En resumen, una historia común de los ancestrales habitantes no solo del continente americano, sino cualquier pueblo que en algún momento fue invadido.   En este caso,  un pueblo conquistado y colonizados después de años de guerras que no solo mermaron el número de su habitantes y su salud, sino a quienes también una nueva  lengua les fue impuesta, la vestimenta, su forma de vida y sus costumbres, siendo presa de la imposición de esta nueva cultura invasora.

Indígenas que fueron despojados de sus territorios y debieron huir, hacia las colinas o donde fuera,  para intentar salvaguardar sus vidas, a pesar de haber luchado, pero sin conseguir derrotar al enemigo. Una colina que representa el reducto al que se aferra el humano para tratar de no perder su identidad individual y como parte de un pueblo.

La portada del single "Run To The Hills" es la segunda de las tres portadas de sencillos con un Satanás dibujado por Derek Riggs, el cual fue el protagonista de otras portada de "The Number Of The Beast". Según Riggs, la idea detrás de la versión original de "Run to the Hills" se basó en la idea de una "lucha de poder en el infierno", en la cual la mascota de la banda, Eddie, lucha contra Satanás con un tomahawk (un tipo de hacha originaria de América).

"Run to the Hills" fue incluida en el numero 27ª de la lista "40 greatest metal songs" hecho por VH1. A partir de 2017, el single ha vendido más de 200.000 copias en el Reino Unido y ha sido certificado Plata por BPI.